Saludo del Presidente de la FFOMC

serafin_romero.jpgEstimados/as amigos/as:

Para nosotros, la Fundación de Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC) es un instrumento que busca construir una transversalidad formativa para el conjunto de la profesión médica, y también apoyar a la Red de Colegios Formadores para que en cada colegio puedan beneficiarse de la colaboración mutua.

Nuestra profesión basa su legitimidad en el conocimiento; un conocimiento que se convierte en competencia cuando incorpora el arte de la práctica clínica diestra, la comunicación efectiva y empática, el respeto por el paciente, y también el compromiso incondicional con él. Todo ello impregnado en una serie de valores seculares que nos han acompañado desde los lejanos tiempos hipocráticos. Algunos se plasman en la deontología y la ética médica, y otros se extienden a principios del buen quehacer.

Desde esta perspectiva amplia de la competencia profesional, la formación continuada es una pieza clave del arco del desarrollo profesional que nos lleva desde la especialización hasta la jubilación, desde el inicio como médicos hasta que entregamos el testigo a la siguiente generación.

No es una condena, sino una bendición; vamos y volvemos de la clínica a la formación, como manera de perfeccionar nuestras competencias. Y si recorremos bien este camino a Ítaca, nos hacemos mejores profesionales y también mejores personas. Validar y recertificar la competencia profesional, será sólo la parte visible de un compromiso permanente, que nos otorga el aprecio y confianza de la sociedad que sabe que sus médicos siguen estudiando toda la vida. El contrato social implícito con la profesión médica depende críticamente de la valoración y estima que suscita una medicina competente y compasiva.

Muchos se dedican a la formación continuada; administraciones, centros, sociedades científicas, empresas… Los Colegios Oficiales de Médicos son un agente muy activo en el desarrollo de actividades formativas. Uno de cada cuatro médicos acude anualmente a un curso, jornada o conferencia organizada por su Colegio; y además son actividades que tienen un valor especial:

Por su proximidad, particularmente en colegios de provincias pequeñas, donde ayudan a fortalecer un espacio de relación y convivencia que aporta un substrato de cooperación en beneficio de los pacientes.

Por su transversalidad, porque permiten abordar temas que no se circunscriben a una especialidad, bien sea porque son aspectos clínicos amplios que exigen implicación de muchos, o bien porque son temas esencialmente profesionales, entre los cuales destaca claramente la ética y deontología médica, como razón de ser y legitimidad esencial de los Colegios.

La Fundación de Formación se ha especializado en la formación a distancia, y se encuentra en un proceso de modernización y potenciación de los sistemas docentes y los instrumentos de conectividad para hacer posible que la adquisición de competencia pueda ser accesible a cualquier médico, por remoto que sea el lugar donde trabaja. Quizás en algunos casos, también a colegas de Latinoamérica o hispanohablantes, que se siente muy atraídos por la calidad de la medicina española.

Este fomento de la formación a distancia por parte de la Fundación de Formación, se potencia con la mejora de los sistemas de acreditación de la formación que nos está posibilitando nuestros acuerdos de SEAFORMEC con la UEMS (Unión Europea de Médicos Especialistas); estamos muy ilusionados de ir desarrollando en un futuro muy próximo un esquema de formación de alta calidad, muy accesible, y más orientado a los temas claves que hoy van a definir el profesionalismo médico.

Osler, en las primeras dos décadas del siglo XX, ya dibujaba genialmente esta síntesis entre la práctica y la formación, cuando decía que “el que estudia medicina sin libros navega en un mar desconocido, pero el que estudia medicina sin pacientes no va a navegar en absoluto”. Y también nos advertía sobre la necesidad de aplicar cerebro y corazón a nuestra práctica profesional: “La práctica de la medicina es un arte, no un comercio; una vocación, no un negocio; una vocación en la cual su corazón ejercitará igualmente con su cabeza”.

Que sirvan estas frases de expresión de nuestro compromiso con la educación médica, y de presentación de esta importante dimensión educativa que hemos encomendado a la Fundación para la Formación de la OMC.

Atentamente,

Dr. Serafín Romero Agüit

Presidente de la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC) y del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM)