Curso de Competencia Intercultural en el Ámbito de la Salud




Organiza:

Colabora:

Dir.Académica:




PRESENTACIÓN y JUSTIFICACIÓN

A medida que las sociedades contemporáneas han ido avanzando hacia la multiculturalidad como resultado, en buena medida, del progresivo incremento de la inmigración a lo largo de los últimos años, se hace más evidente la necesidad de adaptar los recursos asistenciales a esta diversidad demográfica. La presencia de usuarios pertenecientes a grupos étnicos o culturales minoritarios es cada vez más apreciable en los dispositivos asistenciales sanitarios, lo que requiere plantearse si éstos están adecuadamente preparados para ofrecer una asistencia de la misma calidad a todos los usuarios, independientemente de su pertenencia a un grupo u otro. Este cambio hacia una sociedad multicultural implica que los profesionales sanitarios tengan que ver, cada vez más, pacientes con unas perspectivas muy diferentes respecto al concepto de la salud, frecuentemente influidas por su contexto social y cultural. Por ejemplo, los pacientes pueden presentar síntomas bastante diferentes de los que aparecen en los libros de texto, pueden tener dificultades idiomáticas, distintos umbrales a la hora de solicitar ayuda sanitaria, o creencias poco habituales que pueden afectar a las recomendaciones de los terapeutas.

La complejidad que implica manejar estas diferencias se suma a la importante carga laboral que han de afrontar los profesionales sanitarios en su actividad habitual, en sí ya bastante estresante. Esta situación puede agravarse si quien acude a la visita es una persona de otra cultura, que puede no tener un buen dominio del idioma local y que, quizás, tiene otra manera de expresarse, relacionarse y describir sus síntomas. De hecho, está demostrado que existe una relación inversa entre la calidad de la atención sanitaria y el nivel de estrés experimentado por el profesional.

Los resultados obtenidos con rigurosos estudios realizados en el Reino Unido [1] y los Estados Unidos [2,3] indican que los usuarios pertenecientes a grupos étnicos o culturales minoritarios reciben una atención médica de peor calidad. Se entiende que estas desigualdades en salud están relacionadas tanto con las diferencias culturales como con la discriminación racial. Aunque no existen informes de este tipo en España, se puede inferir que la situación no será muy diferente.

El derecho a la salud queda en entredicho si entre los criterios de calidad asistencial no se contempla el de la competencia cultural. Un sistema de salud que ignore estos aspectos discriminará a sus usuarios, ofreciendo una calidad asistencial desigual en función del grupo étnico o cultural al que correspondan. El objetivo de la competencia cultural es crear un sistema sanitario capaz de ofrecer a todos los pacientes una asistencia de la máxima calidad, independientemente de su cultura, etnia o destreza idiomática, actuando de forma eficiente en condicionesde multiculturalidad.

Sin embargo, la relevancia que ha adquirido en los últimos años la adaptación cultural de los recursos sanitarios, contrasta con la llamativa falta de oportunidades que los profesionales de la salud encuentran para formarse adecuadamente en la atención sanitaria en condiciones de multiculturalidad. Con la intención de cubrir este vacío se propone un curso de formación en competencia cultural sanitaria que sirva de respuesta al desafío que supone el progresivo incremento de la interculturalidad entre los usuarios de los servicios sanitarios.

Referencias:

  1. Department of Health: Inside outside: Improving mental health services for black and minority ethnic communities in england. London, Department of Health, 2003.
  2. Institute of Medicine: Unequal treatment: Confronting racial and ethnic disparities in healthcare. Washington DC, National Academies Press, 2002.
  3. U.S. Department of Health and Human Services: Mental health: Culture, race and ethnicity--a supplement fo mental health: A report of the surgeon general. Rockville, MD, U.S. Department of Health and Human SErvices, Public Health Service, Office of the Surgeon General, 2001.

© Fundación para la Formación de la OMC